Industrias Herrera cree ya es tiempo de empezar la reforma fiscal

Más Noticias

Estados Unidos dona 13 millones de dólares para implementar Programa TraSa

SANTO DOMINGO. Con el objetivo de mejorar la eficiencia, la...

DGII invierte en tecnología de punta para mejorar sus procesos

SANTO DOMINGO. El titular de la Dirección General de Impuestos...

Afirma que acciones de Banreservas están enfocadas en respaldar sectores y reactivar la economía

SANTO DOMINGO. El administrador general del Banco de Reservas, Samuel...

Compartir

SANTO DOMINGO. El presidente de la Asociación Nacional de Empresas e Industrias Herrera (ANEIH), Noel Ureña, informó hoy que las autoridades ya deberían estar discutiendo la reforma fiscal para que la misma sea aprobada e incluida en el presupuesto General del Estado para el 2022.

Durante una rueda de prensa, en la que se dio a conocer el conjunto de actividades que realizará esa entidad con motivo de su 50 aniversario, Ureña manifestó que desde ya hay que empezar a trabajar para que la reforma fiscal se pueda aplicar el próximo año.

Además, el empresario calificó de injusto el actual sistema impositivo de la República Dominicana, porque grava a todas las empresas de la misma forma, sin importar que una sea grande o pequeña, vieja o nueva.

“Así como hay una clasificación para los salarios, asimismo tiene que haber una clasificación para el manejo impositivo de las empresas”, indicó el dirigente empresarial, tras puntualizar que un emprendimiento que esté empezando no puede ser gravado igual que una compañía que tenga 20 años en el mercado.

Aumento salarial

También, Ureña expresó que la asociación que preside está de acuerdo con la realización de un incremento salarial para los trabajadores del sector privado no sectorizado, pero lo condicionó a que primero se aplique en el país la reclasificación empresarial.

Esta reclasificación, que exponen los empresarios de Herrera, tiene varios años planteándose en el seno del Comité Nacional de Salarios (CNS) y no se ha podido lograr debido a que los sindicalistas siempre se oponen.

Se trata de una reclasificación que permitiría que algunas empresas puedan pagar salarios más bajos de los que tienen en la actualidad, medida que solo sería posible para el personal contratado a partir del momento que se decida la aplicación de la legislación que la ordena.